Fue un buen tiempo donde vimos mujeres del Nuevo y Viejo testamento, que sirvieron agradando al Señor y sirviendo en la sociedad. Discípulas que seguían a su maestro y Señor. Nuestra identidad como hijas de Dios ha de ser la identidad de nuestro Padre Celestial.

X